Contenido.com.ec – Portal de Noticias de Los Ríos y Ecuador

Contenido

 Noticias de última hora

Conclusiones luego del evento con el Elefante Marino de Babahoyo

Conclusiones luego del evento con el Elefante Marino de Babahoyo
agosto 07
18:27 2019

Tras más de diez días de veeduría sobre la situación del elefante marino, ejemplar que podría ser un elefante marino del sur (Mirounga leonina), una especie de mamífero pinnípedo de la familia Phocidae, el cual se encontraba en la zona de Babahoyo, Provincia Los Ríos, el Movimiento Animalista Nacional (MAN) desea realizar un recuento de lo acontecido y brindar una explicación científica general de lo que es un varamiento.

¿Qué es un varamiento?Se refiere a un mamífero marino vivo o muerto en la playa. En el caso de los cetáceos (ballenas y delfines), si está vivo fuera del agua, siempre se considera un varamiento. Pero los pinnípedos (lobos marinos, focas, y ELEFANTES MARINOS), cuando llegan vivos a la playa, sólo se consideran varados cuando están enmallados (con restos de redes en alguna parte del cuerpo), con anzuelos, heridos o enfermos, es decir no todas las situaciones pueden considerarse un varamiento.Los pinnípedos se alimentan en el mar, pero en la costa descansan, mudan (cambian el pelaje), se aparean, dan a luz y amamantan a sus crías. Verlos en la costa no siempre significa que estén heridos o en peligro.Las hembras de lobos marinos, por ejemplo, pueden dejar a su cría en la playa, mientras se alimentan. Por eso, si encuentras una cría, no la muevas del lugar, pues la madre no regresará si hay gente cerca. La cría tiene más oportunidad de sobrevivir si permanece en el mismo lugar donde la dejó la madre. Ella puede amamantarla durante la noche, mientras pesca durante el día. Es necesario observar a la cría durante aproximadamente 48 horas, antes de considerarla varada. Otro ejemplo es el caso es el de las focas elefante, que salen a la playa por varias semanas a mudar su pelaje. Durante este tiempo la respiración es irregular, les lloran los ojos, se observan fluidos nasales y su piel se desprende. Es normal y no se les debe mover ni regresar al mar.

VeeduríaEn el caso del elefante marino su peso era el adecuado, reacciones a estímulos normales, piel y pelaje sin heridas ni enmalle, y la falta de secreciones o sustancias que pudieran indicar alguna enfermedad evidente. MAN a través de sus técnicos de la Comisión de Fauna Marina y Silvestre, así como la Comisión de Comunicación mantuvieron un constante monitoreo del elefante marino.Inicialmente la idea de permitir al elefante marino que descanse en la orilla hasta que decidiera regresar al mar parecía ser el mejor plan, lamentablemente las constantes amenazas al animal por parte de la población hicieron que se asustara y se moviera hacia campos arroceros muy cercanos a la carretera.Al igual que en situaciones similares de otros países con la misma u otra especie que está muy cerca o en conflicto con la zona poblada, evaluando las acciones suscitadas por la comunidad como piedrazos y empales permitidos por el poco resguardo aplicado, se tomó la decisión de exigir que recoloquen al elefante marino en un lugar más seguro o incluso regresarlo al mar.En pos de velar por la seguridad del elefante marino, se solicitó que se lo reubique, debido a que no existe un protocolo establecido para casos como éste, específicamente de manejo de elefantes marinos, puesto que es la segunda vez que vivimos esta experiencia como país, cabe mencionar que estuvimos asesorándonos y asesorando para que las acciones no pongan en peligro la seguridad del animal.

l movimiento reitera que esa es la manera en la que se debe y debemos trabajar, apoyarnos con los técnicos, pero además con aquellos que tienen los recursos para plasmar los planes, articularse con un solo fin, se evidencia que tanto la empresa privada, como la pública y sociedad civil encaminadas a un bien común y que en este caso beneficia a un tercero.Nuestra vocera de la Comisión de Fauna Marina, como veterinaria estuvo en contacto directo con los técnicos y autoridades del Ministerio Ambiente Ecuador, quienes siempre mostraron una actitud y postura receptiva.Una vez sedado, el elefante marino fue colocado en una volqueta, ya que debido a su peso era la manera más segura de transportarlo, tras horas de viaje hacia Posorja el elefante marino despertó de la sedación y finalmente fue colocado en el agua. Nuestro querido elefante marino empezó a nadar demostrando buena salud, para dar seguimiento al animal se monitoreó su ruta con una lancha.De esta experiencia se puede concluir que, sí contamos con técnicos preparados para estas situaciones, que la empresa privada y la púbica pueden y deben trabajar en conjunto cuando sea necesario, que se debe hacer un llamado a especialistas nacionales e internacionales para que en mesas de trabajo técnico se establezcan protocolos para el manejo de fauna marina en problemas.El Movimiento Animalista Nacional junto a sus asesores técnicos desea hacer una mención especial a las titánicas labores realizadas el día de ayer para la reubicación del ejemplar de elefante marino, no podemos ignorar que el Cambio Climático está aquí y con él, los cambios de temperatura en agua lo que llevará la muerte de algunas especies, por lo que los depredadores se verán en la obligación de buscar nuevas fuentes de alimentación. En Rusia han sido los osos polares, en EEUU osos y coyotes, pero en muchas partes del mundo la fauna marina, así que exhortamos a todos a colaborar para estar preparados.
Finalmente, la sociedad civil debe estar siempre vigilante para que se preserve y se proteja la flora y fauna que habita en suelo, cielo y mar ecuatoriano, pero también la que migra por nuestros espacios.Por ello, el Movimiento Animalista Nacional seguirá asumiendo la misión de VEEDURÍA en todos los casos que lo ameriten.

Los Manimalistas.

Gusta

Publicidad

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com