Contenido.com.ec – Portal de Noticias de Los Ríos y Ecuador

Contenido

 Noticias de última hora

Conservadores acusan al papa Francisco de difundir herejías

Conservadores acusan al papa Francisco de difundir herejías
septiembre 26
06:58 2017

CNN) – Varias docenas de eruditos conservadores y clérigos católicos han acusado al papa de difundir herejías, una crítica audaz pero quizás inútil contra Francisco y su papado reformista.

La carta, ampliamente difundida, teológicamente densa, fue entregada al papa con 40 firmas el 11 de agosto, según sus organizadores. Desde entonces ha sumado 22 firmas más y fue divulgada al público el sábado. En un comunicado de prensa, los organizadores dicen que hablan por “un gran número” de clérigos y laicos católicos que “carecen de libertad de expresión”.

La carta no acusa al papa de ser un hereje, sino de apoyar “posiciones heréticas” sobre “el matrimonio, la vida moral y la Eucaristía”.

Francisco no ha respondido públicamente a la carta y el Vaticano se negó a hacer comentarios.

Los organizadores de la carta llaman a su queja una “corrección filial” para el papa de parte de sus “hijos e hijas espirituales”.

“La misma ley de la Iglesia requiere que las personas competentes no permanezcan en silencio cuando los pastores de la Iglesia están engañando al rebaño”, dijeron el clero y académicos católicos conservadores.

Específicamente, la carta culpa a Francisco de promover siete “herejías”, sobre todo a través de su apertura a permitir que algunos católicos divorciados y casados ​ reciban nuevamente la Santa Comunión.

“Se ha dado un escándalo sobre la fe y la moral a la Iglesia y al mundo”, dice la carta. Acusa al papa de imponer “extrañas doctrinas a los fieles”, y le pide que corrija públicamente sus enseñanzas.

El objeto de las quejas es el documento del papa del año 2016, Amoris Laetitia, que abrió la posibilidad de que algunos católicos divorciados y casados ​reciban de nuevo la comunión, y las diferentes interpretaciones del documento, que los conservadores dicen que ha sembrado confusión entre los católicos.

Un comunicado de prensa que acompaña a la carta la llama un “acto para marcar época” sin precedentes desde 1333. Eso puede ser cierto, dicen los historiadores católicos, pero probablemente exagera el significado real de la carta. Un número de los signatarios son miembros de un grupo tradicionalista que ya se ha separado de la Iglesia católica.

Sin embargo, la acusación de herejía cristaliza las angustias profundas de algunos conservadores sobre el papa Francisco, especialmente sus enseñanzas y declaraciones improvisadas sobre cómo aplicar la centenaria doctrina católica a las complejidades de la vida moderna.

El año pasado, cuatro cardenales, en una carta conocida como Dubia, pidieron al papa que aclarara algunos de los mismos puntos planteados por los eruditos y sacerdotes católicos.

El papa Francisco tampoco ha respondido a esa carta.

¿Quién está detrás de la acusación de herejía?

Ninguno de los signatarios de la carta de la herejía son cardenales u obispos de buena reputación dentro de la iglesia católica. El más prominente es el obispo Bernard Fellay, el jefe de la Sociedad de San Pío X, un grupo tradicionalista que se separó del Vaticano bajo el papa Juan Pablo II sobre cuestiones doctrinales.

De alguna manera, la participación de Fellay es curiosa. Como señalan los organizadores de la carta, Francisco ha tratado de dar la bienvenida a la conservadora Sociedad de San Pío X, siempre y cuando estén de acuerdo con ciertas enseñanzas de la Iglesia.

Ettore Gotti Tedeschi, expresidente del banco del Vaticano, es también un firmante.

Joseph Shaw, uno de los organizadores de la carta y profesor de filosofía en la Universidad de Oxford, dijo que espera que el papa responda a la carta, pero que no fue escrita sólo para sus ojos.

“El papa Francisco puede estar decidido a no responder a esto, pero no quiere decir que los obispos y los cardenales no sean capaces de absorberlo”, dijo. “Tenemos que presionar este problema para que la gente pueda finalmente resolverlo”.

“Si la gente se convence de que lo que está haciendo es un grave error, la máquina se empoderará”, continuó. “Habrá una renuencia a implementar lo que está haciendo.”

Hubo ataques públicos y división tras la publicación 2016 del Amoris Laetitia, lo que dio lugar a que diversos obispos alrededor del mundo dieran diversas interpretaciones de la enseñanza.

Por ejemplo, el cardenal Kevin Farrell, un estadounidense recién nombrado por Francisco en uno de las principales cargos del Vaticano el año pasado, ha discrepado públicamente con el arzobispo de Filadelfia, Charles Chaput, sobre si los católicos divorciados y casados ​​de nuevo pueden recibir la comunión.

Las conferencias episcopales de Malta, Argentina, Polonia, Alemania y otros países también han influido en diferentes interpretaciones de la decisión del papa.

Los conservadores afirman que el papa está jugando con lo que está escrito en la Biblia y lo que se ha afirmado a lo largo de los siglos en la Iglesia católica sobre el matrimonio: que el divorciado que se vuelve a casar sin una anulación no puede recibir la comunión, porque el segundo matrimonio es considerado adúltero.

“Uno puede tener un desvío de la práctica pastoral en algunas cosas”, dice Shaw. “Pero no se puede variar si el matrimonio es indisociable, no se puede variar si se puede recibir la comunión”.

Los partidarios de Francisco dicen que el papa no está cambiando la doctrina, sino actualizando la práctica de cómo la Iglesia católica puede satisfacer las realidades de las familias de hoy.

“No sólo debemos criticar, tenemos que decir cuál es nuestra enseñanza, y eso es una respuesta no es sólo de sí y no”, dijo Farrell a la Catholic News Agency.

¿Que sigue?

No es ninguna sorpresa que haya resistencia al cambio dentro de la Iglesia católica, que reclama una tradición de enseñanzas ininterrumpidas desde el tiempo de Cristo. La pregunta es si Francisco puede mantener unidos los flancos izquierdo y derecho de la Iglesia mientras implementa reformas en cómo aplica esas enseñanzas.

Monseñor Robert Wister, profesor de historia de la iglesia en la Universidad de Seton Hall en Nueva Jersey, dijo que no puede recordar nada similar a la carta de herejía en los últimos tiempos. El papa Juan XXII fue reprendido en la década de 1330 por enseñar que las almas de los muertos no ven el rostro de Dios hasta el Juicio Final.

“Pero es realmente difícil hacer una comparación”, dijo. “Hace novecientos años, la mayoría de los católicos eran analfabetos, ahora todo el mundo está en Twitter”.

Entonces, ¿qué efecto tendrá la carta de herejía en el papado de Francisco?

“En el gran esquema de cosas, alimentará algunos de los sitios web más anti Francisco”, dijo Wister. “Y creo que alentará a varios sacerdotes y obispos que no les gusta su dirección pastoral”.

“Pero, si miras en las iglesias o incluso en las encuestas, a la mayoría de la gente le gusta Francisco”, dijo. “Ven en él una compasión que no han visto en la Iglesia, una comprensión de la realidad muy difícil de vivir en este mundo tan complicado”.(I)

Gusta

Publicidad

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com