Contenido.com.ec – Portal de Noticias de Los Ríos y Ecuador

Contenido

 Noticias de última hora

Los ríos y los esteros cada vez más secos

octubre 19
12:43 2013

Expreso

La desesperación no solo es de los campesinos de esta provincia. La Junta Administrativa de Agua Potable de Laurel (Daule) esta semana estuvo dos días sin poder bombear el líquido para el consumo de 3.500 personas.

En una carta enviada a Arturo Pazmiño, subsecretario de Demarcación Hidrográfica del Guayas, Fausto Morán, presidente de la Junta, indica que los niveles de agua del río Pula han bajado de forma alarmante, que no se comparan con los obtenidos años atrás en la misma época. Y da tres causas.

La primera es la explotación indiscriminada de arena en el lecho del río, aguas arriba, produce un sifón de derivación a otros sectores, desviando así su curso natural. La segunda es el mantenimiento o taponamiento de agua del balneario del cantón Salitre, para efectos turísticos. La tercera es la absorción que realizan las bananeras con sus estaciones de bombeo.

En una consulta anterior de Diario EXPRESO sobre la sedimentación en las tomas de la Junta de Usuarios de Riego de Guayas, Pazmiño aclaró que de acuerdo con el artículo 263 de la Constitución, a los Gobiernos provinciales (las Prefecturas) les corresponde ejecutar obras en cuencas y microcuencas, situación ratificada por el artículo 2 de la Resolución 005 del Consejo Nacional de Competencias.

Dicha resolución «se refiere al servicio de dragado, relleno hidráulico y limpieza de ríos, presas, embalses y esteros, en el marco integral de las cuencas hidrográficas».

No solo en Laurel están preocupados. En Las Cañas, Lomas de Sargentillo, el río Bachillero está seco. Tanto que en su propio lecho han instalado un rudimentario campo de índor fútbol, con dos arcos de palo. Frente a esta pequeña cancha, Galo y Humberto, primos de Román Mora Briones, perdieron cinco hectáreas de arroz que recién habían sido trasplantadas.

«No hay agua, ni trabajo. No se cosecha. El río se secó más pronto. El año pasado, casi hasta noviembre, había agua. Ahora no. El río se secó desde los primeros días de agosto», recalcó el campesino, quien ya no se atrevió a realizar una segunda siembra al ver cómo quedaron las cinco hectáreas de su primo: llenas de matas amarillentas de diez centímetros.

Y hacer un pozo profundo cuesta 500 dólares, más el costo de la bomba, los tubos y la gasolina. La sedimentación ha sido constante desde hace diez años, o un poco más.

El estero Jigual, que nace en Daule y llega hasta el límite con Salitre, pasa por igual situación, solo que desde el inicio de su lecho se envía agua con grandes bombas que luego es vendida a siete dólares, por cada hora de consumo.

Alejandro Dúnez, quien vive en Garzal, para regar su cultivo usa agua de pozo, que «es muy costosa, porque se debe bombear durante dos o tres días». Aunque ya ni en los pozos queda suficiente agua, por lo que tienen que ahondarlos más para hallar el líquido.

Guillermo Lizarzaburo C. – lizarzaburug@granasa.com.ec – Guayaquil

Gusta

Gobierno Autónomo Descentralizado Municipal del Cantón Baba

Síguenos en Twitter

Síguenos en Facebook