Contenido.com.ec – Portal de Noticias de Los Ríos y Ecuador

Contenido

 Noticias de última hora

Una ceremonia marcada por las protestas

Una ceremonia marcada por las protestas
junio 12
15:00 2014

Corta y poco intensa. Sobria en parlamentos y poco majestuosa en baile, luz y sonido. Así fue la ceremonia de apertura de Brasil 2014, la más polémica de los últimos Mundiales, debido al clima de tensión que se vive en el país contra los dirigentes del mismo, en especial contra la presidenta de la República, Dilma Rousseff, cuya popularidad ha bajado a borbotones de dos años para atrás a hoy, con motivo de los numerosos casos de corrupción de su partido destapados alrededor de la organización del Campeonato del Mundo. Por ello, y para evitar una nueva sonora pitada como ya ocurriera en la apertura de la Copa Confederaciones de 2013, ni la mandataria brasileña ni el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, pronunciaron discurso alguno de inauguración. Aún así, no se libraron del reproche de las gradas, que por cierto estaban aún a medio llenar. Los solo 40.000 aficionados que se encontraban el Arena Corinthians de Sao Paulo mostraron su enfado cuando hicieron su aparición en el palco de autoridades ambos dirigentes. El cántico preferido de la «torcida» fue el de «Dilma vai tomar no cu». No hace falta traducirlo. Horas antes, nuevas protestas en distintos barrios de Sao Paulo, así como en los alrededores del estadio sede de la inauguración provocaron cargas policiales que dejaron al menos siete heridos, dos de ellos mujeres periodistas de la CNN, aunque ninguna de gran de importancia, afortunadamente. La tregua de estos últimos días entre manifestantes y policía militar ha sido un mero espejismo. Vienen curvas de nuevo.

Intentando olvidar todos estos altercados, ya conocidos de la pasada Copa Confederaciones, que una vez más ensombrecieron lo que debía de ser una gran fiesta del fútbol, los espectadores presentes en el estadio «disfrutaron» de un espectáculo bastante light, en comparación a ceremonias anteriores, como la del Mundial de Sudáfrica en 2010. El show, que duró poco menos de 30 minutos, fue una oda a la naturaleza, la música, la cultura y la historia de Brasil de los Mundiales. 650 personas, entre bailarines, gimnastas acróbatas y de trampolín, actores, especialista en Capoeira y zancudos pusieron el ritmo y la magia. El color fue obra de la llamada por la organización «bola viva»: una pelota gigante con 90.000 clústeres y 7.000 nits que intentó deslumbrar, aunque sin mucho éxito, a los más de 1.000 millones de telespectadores que se sentaban delante de la pequeña pantalla.

Cierre musical

Para el final, la organización guardó lo mejor: la música, que dicen que amansa a las fieras, aunque parece complicado si el cantante se hace llamar Pitbull. «We are one», el tema oficial del Mundial de Brasil, fue interpretado bajo el jolgorio general por sus protagonistas: Jennifer López, junto al ya mencionado Pitbull (vestido con la «verdeamarelha») la lugareña Claudia Leitte y el grupo de percusión Olodum. Fue el cierre a una ceremonia marcada por nuevos episodios de violencia. Gases lacrimógenos frente a fuegos artificiales. El Mundial empieza con demasiado ruido.

 

 

ABC.es

Gusta

Gobierno Autónomo Descentralizado Municipal del Cantón Baba

Síguenos en Twitter

Síguenos en Facebook